Gestión Responsable de las Aplicaciones

itpGestión Responsable de las Aplicaciones, es un programa estructurado con etapas que se encuentran interrelacionadas una de otra, y cuyo objetivo es producir un efecto de sinergismo positivo en el proceso de las aplicaciones para lograr un estándar de calidad, inocuidad y sustentabilidad en la producción agropecuaria.

Etapas de la Gestión Responsable de las Aplicaciones

Diagnóstico del pulverizador

El porqué de realizar un diagnóstico, reside en la importancia que tiene poder visualizar de la manera más clara posible la situación actual del Proceso de pulverizaciones. Los ejes centrales del diagnóstico son:

  • a) Poner foco en el estado del pulverizador con la finalidad de identificar y dar soluciones a aquellos problemas que atentan contra una buena performance en las aplicaciones, la salud del operario y el medio ambiente.
  • b) Evaluar las zonas y situaciones de riesgo del operario durante su trabajo.
  • c) Realizar un análisis del manejo actual de las aplicaciones, con la finalidad de determinar si se están aplicando prácticas con riesgo de contaminación ambiental.

Reparaciones

Es de vital importancia poder dar solución a los problemas que se encuentren sobre el equipo pulverizador, ya que de esa manera, podremos asegurar que las subsiguientes etapas del proceso de aplicación no se vean afectadas. Un equipo en condiciones óptimas, disminuye la probabilidad de accidentes personales y ambientales y aumenta la probabilidad de éxito en las aplicaciones.

Entrenamiento en seguridad, mantenimiento del pulverizador, y sistema de control y manejo de la máquina

El programa de entrenamiento se encuentra alineado con el Diagnóstico del pulverizador, lo cual nos permite ajustar y hacer sumamente preciso el temario de las prácticas. Para esto, se organizan tres módulos de entrenamiento cuyos ejes centrales son:

  • Seguridad del Operario
  • Mantenimiento del equipo
  • Manejo y precisión

Entrenamiento en técnicas de aplicación

El objetivo es que el operario y quien sea el responsable del éxito de las aplicaciones, conozcan que sucede con la pulverización bajo determinadas situaciones, por ejemplo: cuando es mal utilizado el botalón, es decir, cuando no se tiene en cuenta la relación existente entre el objetivo a mojar, el tamaño de gotas producido, el balance hídrico y los movimientos del barral y las condiciones ambientales del momento.